Flato. ¿Cómo podemos evitarlo?

El flato es un dolor común que prácticamente todos hemos experimentado alguna vez mientras realizamos actividad física. Todo el mundo se pregunta por qué se produce, así como qué hacer para evitar su aparición. Hoy intentamos resolver algunas de estas preguntas.

El dolor abdominal transitorio (DAT, como es conocido en el mundo científico) es una molestia que se manifiesta generalmente como una punción en la parte lateral del abdomen, y que en la mayoría de los casos obliga a bajar la intensidad del ejercicio que estamos realizando. Es muy común su aparición en deportistas inexpertos y sobre todo al principio de la actividad.

Existen algunas teorías más o menos creíbles que explican la aparición del flato aunque no están demostradas. La más creíble nos indica lo siguiente:

Cuando realizamos ejercicio físico, nuestro organismo redistribuye la sangre hacia los lugares que más demanda de oxigeno necesita, y por ello destina parte del flujo sanguíneo de órganos y sistemas como el riñón o aparato digestivo hacia otros músculos implicados en el ejercicio (cuádriceps, gemelos…). Esto, junto con  líquidos o alimentos ingeridos, hace que se produzca una  irritación del peritoneo (membrana que envuelve parte del abdomen) (Morton, D.P. y Callister, R., 2000) y se manifiesta en el dolor anteriormente mencionado.

Dolor flato

¿Qué hacemos para evitarlo? (Herrera, 2013) nos da algunas recomendaciones:

  • Evitar ingerir alimentos líquidos o sólidos 2 horas antes de realizar ejercicio físico.  A menor tiempo de digestión, mayor riesgo de DAT (Dolor Abdominal Transitorio).
  • Una buena hidratación previa al ejercicio físico (beber durante el día) evita la aparición del DAT.
  • Las bebidas hipertónicas (más de 6g de Hidratos de Carbono x 100ml) aumentan la probabilidad de flato. Optar por bebidas isotónicas (de 4-8 g x 100ml) o hipotónicas (-4g x 100ml)
  • Ingesta de Hidratos de Carbono sólidos: 60-80 g/h está demostrado la mejora del rendimiento, en cambio una mayor ingesta aumenta la probabilidad de DAT.

Si aún teniendo en cuenta estas consideraciones aparece flato, sobre todo muy común en personas que se inician en la actividad, recomendamos bajar la intensidad del ejercicio. Generalmente este dolor irá desapareciendo poco a poco.  Con la experiencia, el organismo se irá adaptando.

BIBLIOGRAFÍA

  • Herrera, R. D. (2013). El flato, origen y medidas para su prevención. Sportraining (50), 52-55.
  • Morton, D.P. y Callister, R. (2000). Characteristics and etiology of exercise-related transient abdominal pain. Medicine in Science Sports and Exercise (32), 432-438.
  • Imagen: http://www.llegarunning.com/2011/06/el-flato-como-evitarlo.html
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s