Las grasas: buenas y malas.

Seguro que alguna vez te has fijado en la etiqueta de los productos para ver su contenido de grasa, pero ¿sabemos en qué hay que fijarse respecto a  las grasas?, ¿sabías que hay grasas buenas? Hoy os desvelamos algunos datos interesantes que os ayudarán a controlar la dieta.

A diferencia de la creencia popular, las grasas son un componente muy importante de nuestra alimentación diaria ya que representa la principal fuente de energía del organismo. Para hacerse una idea, 1kg de grasa contiene 9000kcal de energía mientras que los hidratos de carbono o proteínas contienen 4000kcal (Doris Fritzsche & Ibrahim Elmadfa, 2007). La principal diferencia está en que las grasas son un sistema energético que proporciona energía lentamente y el rendimiento es menor.

Para personas con poca actividad física es recomendable una ingesta de 25-30% de la ingesta calórica total diaria. Si la actividad muscular es mayor, puede aumentar hasta 35% (Doris Fritzsche & Ibrahim Elmadfa, 2007)2.

Ahora bien, cuando vemos la etiqueta del producto generalmente encontramos grasas, de las cuales:

Grasas

Grasas

  • Grasas insaturadas “buenas”, son aquellas con beneficios para el organismo como puede ser el aumento del colesterol bueno (hdl) con efectos positivos para el corazón. Éstas son las polinsaturadas (pescado azul, salmón, atún…) y monoinsaturadas (aceite de oliva, aguacate, algunos frutos secos…).
  • Grasas saturadas o “malas”,  aumentan la concentración de colesterol en sangre e incrementan el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas (kidshealth). Existen dos tipos: las saturadas (carnes grasas, embutidos, quesos grasos, leche entera, mantequilla…) y las grasas trans (grasas lácteas o grasas de carnes de rumiantes como el vacuno). Éstas últimas son las más peligrosas porque además de aumentar el colesterol malo (LDL), reducen el colesterol bueno (HDL).

EntrenarparaVIVIR te recomienda acostumbrarse a comprobar el contenido de grasas de los productos ya que aparecen en todas las etiquetas.

Es importante decantarse por alimentos con un contenido bajo de grasas saturadas (ideal menos de tres gramos por ración). Intenta sustituir los quesos curados por otros frescos o tiernos y las carnes grasas o embutidos por pescado, jamón o pavo. También se recomienda comer al menos 2-3 veces por semana pescado azul como el salmón, sardinas, atún o caballa.

Recuerda que comer poco no es una buena dieta, sino comer lo adecuado y saludable.

“La salud no lo es todo pero sin ella, todo lo demás es nada.” Schopenhauer, Arthur

Bibliografía

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s